Historia

(La historia de Parlantes va aquí)

Vociferantes, amantes del parloteo, balbucean las cabezas parlantes que decidieron reunirse para intentar un discurso, una perorata musical.

Todo inició el año 2003 de la era cristiana en los estudios Tum-Tum del señor John Henao, pianista anfitrión, cuando este invitó a Camilo Suárez a canturrear un poco. Las sesiones se hicieron periódicas y pronto acudieron a la cita otros raposos conocidos: Alfonso Posada, Pedro Villa, Jaime Pulgarín y Fredy Henao.

Lo temas, las canciones, así como las vías para realizarlos se multiplicaron y pronto el grupo contaba con el repertorio suficiente para probarse en público. Sin sufrir un solo rasguño y animados por las voces de los asistentes al recital, Parlantes repite la presentación, refuerza su formación con el percusionista David Robledo y asume la tarea de grabar un disco.

Para hablar un poco del sonido de Parlantes es necesario, en principio, reconocer el fondo tabernario que el piano otorga a su música, elegancia marginal confirmada por los aportes de una voz que parece jugarse los restos. Al tiempo, el bajo, la batería y la percusión erigen una base rítmica suficiente como para brindar confianza a todo aquel que desee asomarse al vacío, al silencio. Por eso no resulta curioso ver como lloran algunos borrachos cuando la guitarra y los teclados ejecutan ó susurran, vaya uno a saber, Melodías de efectos que no deberíamos dudar en considerar curativos.

En suma, la banda cuenta con un copioso patrimonio musical que reconoce las deudas contraídas con prestamistas llamados Rock, Reggae, Punk, Pop, Salsa, Jazz y tango, entre otros. Parlamento sonoro de un espíritu templado que actúa con ferocidad.

Buena parte de los integrantes de este colectivo ha sobrevivido a otras experiencias musicales. Proyectos como Bajo Tierra, Planeta Rica, Estados Alterados ó Los Cucuyos se cuentan entre los antecedentes de los personajes que ahora deciden recaudar esa experiencia y ponerla al servicio de una nueva empresa. Finalmente, y para garantizar que la nave llegue a buen puerto, Parlantes ha sumado a su tripulación al señor Federico López, práctico de los caminos, trochas y atajos de varias superficies musicales (Jardín Cósmico, Aterciopelados, Bajo Tierra, Planeta rica, Coffe Makers, Los Torrentes, y un valioso etcétera).

Algunos testimonios de las personas que conocen el trabajo de Parlantes y fielmente acuden a cada una de sus invitaciones:

Es la música que usted escucharía en una fiesta de cazadores en la que resulta insuficiente la cerveza.
Carolina de Villa, Modista.

Los estábamos esperando.
Andrés Montoya, Realizador audiovisual.

Son viejos lobos.
Felipe Naranjo, Músico.

-Y no querían tocar, Maricones.
Pascual Gaviria, Escritor.

-Ya era hora que salieran del clóset. Bueno, digan fechas.
John Jaramillo, Empresario.

-Payasos.
Anónimo.